Compañeras de piso acaban siendo follamigas

Corriendose

Estaba claro que estas dos chicas jovencitas no iban a tardar mucho en acabar en la cama; de hecho, habían aguantado dos años de convivencia sin haberse metido mano. Pero claro, a la boyera declarada la afectó mucho que su compañera le pidiera opinión sobre cómo le quedaban los sujetadores, eso fue la gota que colmó el vaso. ¿Cómo la provocaba así, acaso pensaba que era de piedra? Esta vez no pudo controlarse, y se dedicó a demostrarle con boca y manos en sus tetas y en su coño lo bien que le sentaba la lencería. Y casi seguro que fue provocada a conciencia, porque la amiga, que ahora era su novia, bien que le correspondió.

VIDEOS RELACIONADOS

Web exclusiva para mayores de edad. Todas las personas eran mayores de edad a la hora de producirse las películas lésbicas. Datos legales