Compañera de piso consolando a su amiga

,

,

La gente piensa que este tipo de situaciones sucede menos veces de las que se piensa, sin embargo es muy habitual y sobre todo últimamente compartir un piso de alquiler con algún compañero o alguna compañera. En esta ocasión veremos como una desdichada y enfadada chica se encuentra completamente sola y aburrida en su habitación y su novio no le hace ni puto caso y no le contesta el teléfono. Ella ante la desesperación escucha la puerta unos toques para pedir permiso para entrar y resulta ser su mejor amiga y compañera de piso, la cual le pregunta que por qué tiene esa cara y ella le confiesa que se encuentra totalmente desolada y ninguneada por su novio. Su compañera es una rubia preciosa con un cuerpo espectacular y afectada por el estado de su amiga decide consolarla y echarle una mano en los momentos más tristes y difíciles para ella. Lo que pasa que claro, las dos se encuentran sobre la cama hablando en lencería erótica y ambas por igual se encuentran con ganas desesperadas de sexo para calmar su sed. Como suele ser habitual, todo empieza con un roce, unas caricias y unas dulces palabras de consuelo por parte de su amiga y cuándo se van a dar cuenta están rozando sus labios prácticamente cara con cara. Ya todo lo demás surge a continuación poco a poco en una espiral imparable de calor y excitación entre dos compañeras de piso que apenas se pueden contener las ganas de querer provocar y sentir un orgasmo compartido. Que sí ahora te doy un beso, después hago caricias sobre tu pecho, para a continuación comenzar a desabrochar por detrás el sostén de tus tetas y ya nada las puede hacer parar. Cuándo se van a dar cuenta se acelera tanto la excitación que pasan ya a niveles más extremos consistente en introducir uno de sus dedos por cualquiera de sus orificios para buscar la masturbación y conseguir la una de la otra arrancarse los orgasmos uno detrás de otro como si fueran unas viciosas salvajes. Al fin y al cabo estas experiencias pueden llegar a ser tan excitantes como cuando follan con un hombre, está claro que una polla caliente y bien grande entrando por sus coños no tiene comparación alguna, pero si os fijáis bien en este vídeo tampoco es que se lo pasen mal ellas consolándose la una a la otra con la absoluta dedicación. Por si no habíais visto hasta ahora a una mujer multiorgásmica, de esas que son capaces de correrse unas cuantas veces y como si fueran tíos, sin duda este vídeo os va a encantar tanto a lesbianas como a heteros y seguro que más de uno se lo guardan en favoritos para volver a verlo en otra ocasión.También para los hombres es un auténtico disfrute poder ver a dos mujeres tan bellas y desnudas en la cama retozando de placer, aunque nos tengamos que aguantar las ganas de no poder participar.

VIDEOS RELACIONADOS

Web exclusiva para mayores de edad. Todas las personas eran mayores de edad a la hora de producirse las películas lésbicas. Datos legales